34. MANEJO RESPONSABLE

MEMBRETE22

 

EDUCACIÓN en SEGURIDAD VIAL es MANEJO RESPONSABLE

 

A priori se podría definir a la formación en seguridad vial como las reglas y normas que debemos conocer -incluidas las señales- para transitar por diferentes vías de circulación (caminos, calles, rutas, autopistas). Sin embargo, también es parte de la educación vial el modo en el que nos vinculamos con los otros cuando transitamos y circulamos por los espacios públicos: porque las personas nos desplazamos en un espacio que es social.

Nuestro transitar, cualquiera sea el medio o la forma que utilice para desplazarse, implica una acción en un tiempo y un espacio en el que también se mueven otras personas. De este modo, influye y es influido por el desplazamiento de los demás: la relación de los sujetos entre sí, los modos de tratarse y respetarse unos con otros, de fijar prioridades para el paso, la conciencia de la propia libertad -y de la responsabilidad que ésta conlleva-, así como las consecuencias de las propias acciones.

Este transitar se realiza principalísimamente en el espacio público, es decir en los lugares donde todas las personas tenemos el derecho de circular. Sitios que pertenecen a la comunidad en su conjunto. En él conviven las distintas formas de movilidad de personas y vehículos, pero también está conformado por los ámbitos compartidos, los lugares de socialización y encuentro, de intercambio y expresión de la vida social (parques, plazas, paseos, etc.).

Somos ciudadanos que transitamos, desde esta perspectiva todos somos transeúntes: en tanto peatones, pasajeros o conductores. Que todo el tiempo tomamos decisiones cuyas consecuencias impactan en la vida personal y social, dado que nos conducimos con prudencia o sin ella y preservamos o ponemos en riesgo la vida propia y la de los demás. Al mismo tiempo, somos actores capaces de participar en la construcción de normas, en la regulación del tránsito y en nuestra sociedad. Todos somos responsables de la construcción de un modo particular de transitar: más o menos responsable, más o menos caótico, más o menos seguro, más o menos solidario. Podríamos decir que construimos una cultura en la educación vial.

No es suficiente conocer las normas que regulan el tránsito como requisito para así obtener el derecho a manejar con una Licencia de Conductor, tampoco cumplir las normas por mera obediencia a la autoridad, o por miedo a ser sancionados. Tenemos que ser ciudadanos responsables, y en este particular, responsables en el manejo: porque estamos realmente convencidos que esas normas existen; son necesarias para regular la convivencia social en el espacio público, tienen un fundamento y un sentido, y son resultado de un determinado consenso, logrado en un tiempo y para un espacio determinado.

El espacio público y el tránsito ubican a muchos ciudadanos de manera simultánea, en ambientes y situaciones de interdependencia, en las que los derechos y responsabilidades de cada uno frecuentemente se cruzan con los derechos y responsabilidades de los otros, lo cual se traduce en conflictos de complicada resolución

El respeto a la normativa vial y la responsabilidad en el tránsito es parte de un deseado ejercicio cívico consciente, activo, constructivo.

 

FUENTE: Educación Vial. La primera licencia de conducir. Seguridad Vial. Ministerio del Interior. Edición 2011.

 

MANEJO RESPONSABLE 2

MANEJO RESPONSABLE 3

MANEJO RESPONSABLE 4

MANEJO RESPONSABLE 5

MANEJO RESPONSABLE 10MANEJO RESPONSABLE 9

MANEJO RESPONSABLE 6

Comments are closed